NUESTRA MISIÓN

Que el pueblo indígena tseltal maya sea el protagonista de su propia evangelización; de la construcción del reino de Dios, aquí y ahora; construyendo caminos de liberación, justicia y paz, a partir de su propia cultura y espiritualidad.

 

¿QUE HACEMOS?

Traducción de todos los materiales (catequesis, cantos, reflexiones dominicales de la palabra de dios, cursos, talleres a todos los niveles, manuales) en la propia lengua incluyendo los rituales, y la sagrada escritura, aprobados por la Conferencia Episcopal Mexicana.

Formación básica y permanente de hombres y mujeres diáconos, ministros/as de la eucaristía, catequistas para la atención de las distintas pastorales: familiar, adultos, jóvenes y niños.

Fortalecimiento de la identidad desde la reflexión e incidencia para el cuidado de la madre tierra y sus bienes, la apropiación del territorio de los pueblos indígenas que acompañamos desde una pastoral integral que toma en cuenta la situación de pobreza de los pueblos indígenas.

Acompañar procesos de espiritualidad que van desde la cosmovisión tzeltal Maya para fortalecer el espíritu de los cargos eclesiales y comunitarios, junto con los equipos acompañantes de los procesos que lleva la Misión de Bachajón.

Proyectos

Formación teológica especializada y Bachillerato teológico en una realidad religiosa y cultural indígena Maya

El proyecto tiene como objetivo fortalecer iglesia autóctona, intercultural y ecuménica, y pretende hacerlo a través de la formación teológica especializada y Bachillerado teológico de los diversos cargos de servidores eclesiales, cuales son diáconos, candidatos al diaconado y sus esposas, principales secretarios/as, ministros/as, con el fin de contribuir en la construcción del reino de Dios en una realidad religiosa y cultural indígena Maya.

Fortalecimiento de la cultura tseltal en los jóvenes desde la fe católica en el norte del estado de Chiapas.

Durante mucho tiempo se tenía a los jóvenes como agentes pasivos dentro de nuestra sociedad e iglesia, actualmente hemos visto que ellos son agentes que nos brindan una de las grandes oportunidades para la continuidad de los trabajos tanto en la sociedad en general como en la iglesia. Muchos jóvenes se han quedado atrapados en la pasividad y conformismo de las nuevas tecnologías y la competencia que propone el modismo actual. Con esta actitud pasiva y conformista los jóvenes no son críticos de los acontecimientos que se viven actualmente desde lo exterior y lo local. Con la implementación de talleres, cursos y reuniones se formará a los jóvenes para garantizar el fortalecimiento de la cultura tseltal y con esto como consecuencia se garantizará la continuidad de la iglesia autóctona.

Construir una escuela y espacios de formación musical en el pueblo Maya, en la zona Norte y Baja de los Altos, del Estado de Chiapas.

Este proyecto pretende lograr la construcción de una escuela de música para los jóvenes y niños/as tseltales, y fortalecer la formación musical para todos aquellos que estén interesados en la música y que no tuvieron la posibilidad de estudiar. El objetivo de este proyecto es crear espacios para aprender música y que los jóvenes sean los que vayan a replicar lo aprendido, de manera que en las comunidades llega la armonía y la alegría de la música, que siempre ha sido una parte fundamental para los pueblos Mayas. Con estas acciones tendremos a jóvenes críticos de la sociedad actual y más conscientes de lo que pasa desde su ser como persona y como agentes constructores de una nueva realidad. Por eso este proyecto representa un camino muy importante para fortalecer la formación de los jóvenes, en la música, así como en su propia cultura y en la vida.

Caminos de justicia, paz y unidad en los pueblos indígenas (tseltal maya) de la zona norte selva del estado de Chiapas.

El presente proyecto trata sobre el proceso de reconciliación en las comunidades, es decir, el proceso que consiste en el arreglo de conflictos mediante la reconciliación, principalmente en el ámbito eclesiástico, esto es, en lo referente al incumplimiento de las obligaciones de los cargos eclesiales, así como en los ámbitos civiles, tales como los agrarios y familiares, entre otros. Esta forma de actuar frente a los conflictos es propia de la cultura maya, pero se había ido perdiendo de alguna forma por el influjo ladino .

Suele reconocerse a sus integrantes como arregladores de conflictos, y al proceso, como Reconciliación (Chahpanwanej). Desde la Misión de Bachajón se considera necesario el fortalecimiento de este proceso debido a la importancia y la trascendencia del mismo para lograr mantener un funcionamiento pacífico y armónico en las comunidades y la recuperación del sistema jurídico tseltal.